Saltar a contenidos

Asociación Cultural Flamenco del Norte

Navegación

 
 
 

Menú principal

Las mujeres gitanas y el trabajo

Imagen de complemento

La mujer gitana ha sido un modelo increíble de trabajo, ha sido el centro de la vida de la familia gitana, con una dedicación excepcional para sus hijos e hijas, para su marido y para el resto de los familiares por las dos partes. La historia está ahí para demostrarlo. Pero la mujer gitana del siglo XXI, como la mujer en general, ha de ser capaz de compartir sus experiencias familiares con su capacidad laboral, con su autonomía económica, con su inteligencia aplicada a tantos servicios.

Uno de los cambios más importantes para la mujer gitana es esa apertura hacia el mundo del trabajo. El asociacionismo femenino gitano, las políticas formativas, la reflexión sobre los roles a jugar dentro de la vida familiar han de ir en esa dirección, en una época bien complicada tanto fuera como dentro del mundo gitano, en los que, pese a los discursos dominantes, sigue siendo bien difícil la compatibilidad para las mujeres de la vida laboral y de la vida familiar. Por eso hemos de buscar alternativas dentro de nuestra cultura:

  1. Pese a los cambios ocurridos en la última década, los estudios sociológicos siguen indicando que la actividad fundamental de la comunidad gitana es la venta ambulante, entre otras razones porque es la forma tradicional heredada de abuelos a padres e hijos y porque no supone un aprendizaje reglado, sino del día a día, adquiriendo experiencia y formación específica en tratos y venta.
     
  2. El acceder a un mercado laboral distinto sigue siendo muy complicado para la población gitana, por la baja cualificación profesional y el alto índice de analfabetismo existente, además de la discriminación racial y desventaja social que tenemos respecto a la población general.
     
  3. En el caso de las mujeres gitanas las dificultades para la inserción laboral se multiplican:
  • las mujeres son habitualmente las que siguen haciéndose cargo de las tareas domésticas y del cuidado de los hijos/as.
     
  • se casan a temprana edad, aunque en los últimos años está cambiando la situación y se casan un poco más mayores, pero aun así siguen siendo jóvenes y no les ha dado tiempo a cultivarse para poder adquirir un conocimiento básico de la vida y poder decidir por ellas mismas su futuro.
     
  • las gitanas tienen que hacerse cargo del cuidado de sus familiares y los de la familia de su marido
     
  • son generalmente las titulares de las Rentas de Inserción Social, lo que las sigue obligando a hacerse cursillistas con un bajo nivel de resultados y aprovechamiento.
     
  • la falta de conciliación de la vida familiar y de la vida laboral en las mujeres gitanas está a años luz con respecto a las mujeres no gitanas.
     

 El futuro del pueblo gitano está en conseguir puestos de trabajo que permitan el no tener que pedir ayudas sociales y vivir en condiciones normales.

El pueblo gitano no quiere limosnas, quiere trabajar para vivir dignamente y educar a sus hijos y a sus hijas por un mundo de igualdad y, para esto, necesitamos el apoyo institucional y, sobre todo, familiar. Ha llegado el momento de abordar el futuro de las gitanas con valentía y tenemos que romper con las malas costumbres y tradiciones, que no permiten una evolución en nuestro desarrollo personal, porque sin igualdad laboral no hay avance social.

Logo del Ayuntamiento de Irun
Este web forma parte de: Portal de Asociaciones de Irun
© Asociación Cultural Flamenco del Norte - ............ - 20301 - Irun - Tel. 689551235